viernes, 19 de octubre de 2012

Las galletas y la creatividad: Volviendo a la infancia.

Cuando era niña en mi cole teníamos una asignatura llamada "plástica", donde hacíamos manualidades y dábamos rienda suelta a la imaginación. De ahí salió un pisapapeles sin forma determinada, un reloj de mentira hecho con una caja de quesitos, una mesa (pequeña, ¿eh? Tamaño muñeca barriguitas) con pinzas de la ropa,... Pero lo que más me gustaba era pintar.

Cuando era muy pequeña (con 3 o 4 años) lo hacía con los dedos. Metíamos la manita en aquellos botes llenos de pintura líquida y, al sacarla, menos en el papel acababa en todas partes...

Siendo un poco más mayor pasé a las plastidecor, que ensuciaban bastante menos (pero que más de uno se comía. Es más, tengo recuerdos de haber escuchado que la plastidecor blanca estaba rica... En fin, eramos niños). Con esas los dibujos quedaban mejor. De hecho, yo era de las maniáticas que no podían salirse de la linea negra, así que mis dibujos siempre estaban bien pintados. Igual los colores no combinaban bien (en serio, no lo hacían), pero por lo menos el acabado siempre era bueno...

A los 12 (o 13) años, empezamos a pintar con pinceles. Ahí se complicaba la cosa, había que ser muy diestro para que quedase bien, pero me las apañaba para que mi trabajo no fuera un desastre. Lo malo es que volvimos a llenarnos de pintura, aunque esta vez doy fe de que era intencionado (casi todas las veces). La bata del colegio comenzaba el curso siendo blanca (con rallas grises, era muy fea), pero terminaba llena de colorines por todas partes, aunque mi madre siempre lograba quitarme la mayoría de las manchas (¿Cómo lo haría?? Siempre he pensado que tiene una varita mágica escondida en alguna parte...).

A mis 27 años ya no utilizo ni pinturas para dedos, ni plastidecor ni nada de eso (excepto en algunas ocasiones en los que los hijos de tus amigas te dicen que les ayudes a pintar, por lo que tú vuelves a los 8 años rauda y veloz y te sientas con ellos a sentirte niña otra vez). Es más, ahora lo máximo de pintura que puedo utilizar es la que se usa para pintar las paredes... Y, con esa, no puedes darle mucho a la imaginación que digamos... A no ser que quieras emular a Leonardo DaVinci y su Última Cena; en tal caso, vete preparando un buen trozo de pared... Y grandes dosis de paciencia.

Como podéis ver, el tema de la pintura siempre me ha gustado, aunque desde un punto de vista de aficionada. No es que se me diera mal, pero os aseguro que no veréis ninguno de mis cuadros en un museo. Era normalita. De las que hacía las cosas bien pero no destacaba demasiado.

En el mes de septiembre sentí un arrebato de curiosidad hacia las tartas pintadas (¿Os acordáis? Aquí), trabajo del que disfruté mucho. Pero como creo que comencé la casa por el tejado (yo, a lo grande, o nada), he decidido bajar a los cimientos y empezar por cosas más pequeñas y manejables: las galletas.

Yo no soy muy de galletas, pero de vez en cuando horneo una tanda para deleite de mi marido, al que le encantan. Así que, como tenía una masa lista para hornear, "robé" un trozo y la convertí en un lienzo comestible (el pequeño hurto se notó en el bote de las galletas, que no se llenó hasta arriba).

Aquí el resultado:


Perdonad la calidad de las fotos, pero en Bilbao llueve a cántaros y no puedo salir a la calle a hacer las fotos... (ni a marujear con mis señoras cotillas), así que me he tenido que conformar con la luz que entra por la ventana de la cocina, que es más bien escasa.

Y como llueve, llueve y llueve (sé de alguna que está feliz de que llueva tanto), mis galletas son un homenaje a la lluvia.






Las ilustraciones son sencillas, no quería complicarme demasiado la primera vez.

La última:





Me parece que esto es el comienzo de una larga amistad entre las galletas, la glasa, los colorantes, los pinceles y yo misma (menudo grupo de amigos que me he echado).

Pronto, más galletas ( y tartas, para variar).

Recordad, estamos en Facebook.

Ala, a ser creativos!! Hasta pronto!!

8 comentarios:

  1. me encantan guapa!!!! te han quedado preciosas!!!

    ResponderEliminar
  2. Están hermosas!!!! Un beso.
    Rosi, de mi mundo pinkcake.

    ResponderEliminar
  3. ¡Dibujas muy bien, bruji!
    "Cuando era niña en mi cole teníamos una asignatura llamada "plástica"..."
    Cariño... Plástica sigue existiendo... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Aina!!!

      Es que no sabía si seguía existiendo dicha asignatura... o si se llamaba igual en todas partes, porque como aquí todo es en euskera... :P

      Eliminar
    2. Sí, sí existe aún ;) en mi instituto es "Educación Plástica y Visual" (en la que, por cierto, me salen todos los trabajos ¡horribles!). Concuerdo con todo el mundo, ¡dibujas genial, me gusta muchísimo! :))

      Eliminar
  4. Creo que te lo puse en facebook pero me repito: ¡¡Me encantan y me requeteencantan!! Te han quedado preciosas, tan dulces...

    Yo de niña también hice mis pinitos en la pintura.. incluso empecé a coleccionar unos fascículos para aprender a pintar que andan perdidos por algún rincón de casa de mis padres... pero no era lo mío... así que como mi lado creativo es grande y había que dejarlo salir... me pasé a la fotografía y ahora, a las tartas y galletas decoradas... y, aunque me muero por probar esta técnica de galletas pintadas, me da algo de miedito ji ji ji (ya lo hemos hablado alguna vez), por lo que creo que me animaré a ese curso online del que me hablasté...

    Besotes

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios, siempre son bien recibidos!